Empecé mi proyecto llamándolo Equi-librio. Con el tiempo me he dado cuenta que mis clientes mes conocen más por mi nombre propio que por el nombre del proyecto y decidí cambiar a usar mi propio nombre.

Sea cual sea el nombre, ofrezco una enseñanza ecuestre didáctica que ayuda a fusionar los movimientos naturales del caballo y del jinete. Cada persona y cada caballo es único y adapto la enseñanza a cada individuo. No creo en los arreglos rápidos sólo en un trabajo consciente y muchas ganas de aprender más, sobre ti y sobre los caballos.

La equitación es algo más que solo conocer cómo funciona el caballo – también es conocerse a si mismo